in

Seguimiento individual de los proyectos

Crédito: IA_MF

El ojo del amo engorda al ganado dice el refrán popular para destacar la importancia de la supervisión y cuidado que debe tener un propietario con la diligencia de sus bienes —en este caso, el ganado— para asegurar la prosperidad y el bienestar. La buena condición de los bienes depende directamente de la atención y la vigilancia constante del dueño, del decisor, del gestor. En un sentido más amplio, la frase se puede aplicar a diversos contextos, como el mundo de los proyectos de inversión, donde la dedicación y el cuidado son esenciales para el cumplimiento y la toma de responsabilidad.

Este ojo del amo es el monitoreo de los proyectos; el proceso de rastrear y evaluar regularmente el progreso de un proyecto específico en relación con sus metas y objetivos no puede ser eludido. Para garantizar que el proyecto se implemente de manera efectiva, eficiente y de acuerdo con los planes y plazos establecidos, hay que vigilarlo.

Mas que todo, si son exigentes y quieren asumir altos compromisos sociales y ambientales, los gestores tendrán que controlar a los colaboradores y subcontratistas que podrían tratar de reducir costos y esfuerzos, lo que dañaría el entorno del proyecto. En ese sentido, algunas personas inescrupulosas a su servicio podrían cambiar los planes en un proyecto de inversión para reducir gastos, como los siguientes casos:

• Uso de materiales de baja calidad: pueden optar por materiales más baratos y de menor calidad que los especificados en los planes originales. Esto puede llevar a una menor durabilidad y seguridad del proyecto, lo que afectaría a la comunidad local y al medioambiente.

• Reducción de mano de obra calificada: pueden contratar trabajadores menos calificados y pagarles menos, lo que puede resultar en una ejecución deficiente del trabajo, mayor riesgo de accidentes laborales y condiciones de trabajo inadecuadas.

• Eliminación de medidas de seguridad: pueden ignorar o eliminar medidas de seguridad cruciales para ahorrar costos, lo que puede provocar accidentes graves, lesiones o incluso muertes tanto de los trabajadores como de la comunidad circundante.

• Descuidos en la gestión de residuos: pueden evitar la gestión adecuada de residuos, arrojándolos en lugares no autorizados o no siguiendo los procedimientos adecuados para el tratamiento de desechos peligrosos; esto causaría contaminación del suelo, del agua y del aire.

• Alteraciones en el diseño del proyecto: pueden modificar el diseño del proyecto sin aprobación, eliminando características esenciales para la sostenibilidad ambiental o social. Por ejemplo, pueden no incluir espacios verdes, sistemas de drenaje adecuados o infraestructura para el manejo de desastres naturales.

• Incumplimiento de regulaciones: pueden ignorar las normativas ambientales y sociales locales e internacionales para reducir costos, lo que puede resultar en sanciones legales y daños a largo plazo para el entorno y la comunidad.

• Falsificación de reportes: pueden manipular informes y documentos para mostrar cumplimiento con las normativas y estándares cuando, en realidad, no lo están haciendo. De esta forma, engañan a los inversores, a las autoridades y al público.

• Sobornos y corrupción: pueden involucrarse en prácticas corruptas, sobornando a funcionarios para evitar inspecciones rigurosas o recibir aprobaciones rápidas sin cumplir con los requisitos necesarios.

Estas prácticas no solo pueden reducir los costos a corto plazo, sino que también pueden tener consecuencias devastadoras a largo plazo para las comunidades afectadas y el medioambiente; esto genera un impacto negativo en la reputación de la empresa contratante, además de posibles repercusiones legales.

El monitoreo constituye un remedio. Recopilar y analizar datos relevantes para evaluar el progreso del proyecto e identificar cualquier problema o desafío que pueda surgir previene los malos comportamientos. El seguimiento especifico de las orientaciones ambientales y sociales ayuda a guiar a sus colaboradores. También, esta vigilancia se aplica a los gastos, los plazos y los indicadores clave de rendimiento (KPI).

El monitoreo implica una comunicación regular con las partes interesadas del proyecto, como los miembros del equipo, los contratistas y las agencias de financiamiento, para garantizar que todos estén al tanto del progreso del proyecto y cualquier problema que pueda surgir. Esta comunicación, en un contexto de plena responsabilidad social y ambiental, obliga a tener presentes las consecuencias inmediatas y a largo plazo de la inversión sobre el entorno.

En general, el monitoreo efectivo del proyecto es un componente crítico de su gestión exitosa y ayuda a garantizar que estos se implementen de manera oportuna, rentable y sostenible.

Prescripciones:

a) Implementar un sistema de monitoreo riguroso y continuo con la supervisión constante y detallada para asegurar que los proyectos se lleven a cabo según los planes establecidos. El cumplimiento de las normativas sociales y ambientales es central en este sistema.

b) Llevar a cabo auditorías y evaluaciones de cumplimiento regulares de los subcontratistas y colaboradores para prevenir el uso de materiales de baja calidad, la reducción de mano de obra calificada, la eliminación de medidas de seguridad y otros comportamientos inescrupulosos. Estas auditorías deben verificar el cumplimiento de los estándares de calidad, seguridad y normas ambientales.

c) Fomentar una cultura de transparencia y comunicación abierta con todas las partes interesadas del proyecto. Los gestores deben establecer canales de comunicación claros y efectivos con los miembros del equipo, subcontratistas, agencias de financiamiento y otras partes interesadas. Esto incluye informes periódicos sobre el progreso del proyecto y discusiones sobre cualquier problema o desafío que pueda surgir. Además, es fundamental incluir puntos específicos sobre las consecuencias sociales y ambientales de las decisiones tomadas, con el fin de fomentar una cultura de responsabilidad y sostenibilidad.

Referencias:
Dos guías de gestión de proyectos con capítulos sobre el monitoreo y enfoque hacia la sostenibilidad:

La guía del Banco Interamericano de Desarrollo: https://indesvirtual.iadb.org/file.php/1/PM4R/Guia%20de%20Aprendizaje%20PMA%20SPA.pdf?fbclid=IwAR0_17MRzWGU-xgLTa1HregQQYcDu4V8vVnAga7GbhPdR2dJ0QbezaNZ-ig

La guía de UNWater: https://www.unwater.org/sites/default/files/app/uploads/2017/09/G1_Buenas-pra%CC%81cticas-para-los-sistemas-de-monitoreo-nacionales_Version-2017-07-12.pdf

Michel Filion - Ph. D. (c) en Ciencias Políticas y DESS en Management

El Ph. D. (c) en Ciencias Políticas y DESS en Management Michel Filion es un especialista en gestión pública y consultor canadiense con más de 35 años de experiencia internacional. Lo solicitan para elaborar diagnósticos, auditorías organizacionales, planes de implementación de proyectos, presupuestos públicos basados en resultados y presupuestos públicos sensibles al género, así como para capacitar a altos directivos. Desde el año 2005, ha trabajado en más de 40 países y con 75 gobiernos. Colabora con el Grupo del Banco Mundial (IFC e IDA), el Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional. En América del Sur, fue consultor de Gestión Basada en Resultados (GBR) para el proyecto bilateral entre Canadá y Perú ProGobernabilidad. Además, enseñó Gestión de Proyectos en la Escuela de Administración de Negocios de Bogotá, Colombia, y desarrolló numerosas intervenciones de diferente índole en todos los países de los Andes. En Asia, está sentando un precedente con un método eficaz e innovador para la integración de la perspectiva de género en el presupuesto público; ya tiene tres guías sobre el tema en su haber. Al inicio de los años 2000, fue agregado político de la ministra de Finanzas de Quebec Pauline Marois y colaboró directamente en la producción de tres presupuestos del Estado. De 2003 a 2005, fue director de programas en Puerto Príncipe, Haití, para la ONG canadiense SUCO.

Michel Filion - Ph. D. (c) en Ciencias Políticas y DESS en Management C&N

Escrito por Michel Filion - Ph. D. (c) en Ciencias Políticas y DESS en Management

El Ph. D. (c) en Ciencias Políticas y DESS en Management Michel Filion es un especialista en gestión pública y consultor canadiense con más de 35 años de experiencia internacional. Lo solicitan para elaborar diagnósticos, auditorías organizacionales, planes de implementación de proyectos, presupuestos públicos basados en resultados y presupuestos públicos sensibles al género, así como para capacitar a altos directivos.

Desde el año 2005, ha trabajado en más de 40 países y con 75 gobiernos. Colabora con el Grupo del Banco Mundial (IFC e IDA), el Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional.

En América del Sur, fue consultor de Gestión Basada en Resultados (GBR) para el proyecto bilateral entre Canadá y Perú ProGobernabilidad. Además, enseñó Gestión de Proyectos en la Escuela de Administración de Negocios de Bogotá, Colombia, y desarrolló numerosas intervenciones de diferente índole en todos los países de los Andes. En Asia, está sentando un precedente con un método eficaz e innovador para la integración de la perspectiva de género en el presupuesto público; ya tiene tres guías sobre el tema en su haber.

Al inicio de los años 2000, fue agregado político de la ministra de Finanzas de Quebec Pauline Marois y colaboró directamente en la producción de tres presupuestos del Estado. De 2003 a 2005, fue director de programas en Puerto Príncipe, Haití, para la ONG canadiense SUCO.

Embajador

Deja una respuesta

Avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

¿Qué opinas?

36 Puntos
Upvote Downvote